Auge de las Fintech: Innovación vs. Tradición

El término ‘fintech‘ es la abreviatura de tecnología financiera. Se refiere tanto a un proceso evolutivo en el sector financiero, donde se desarrollan y aplican nuevas tecnologías innovadoras para respaldar funciones financieras de naturaleza más tradicional, como a los propios proveedores de servicios financieros que adoptan esta revolución. En cualquier contexto, las fintech abordan dos problemas fundamentales que los nuevos participantes tuvieron que enfrentar para sobrevivir y prosperar en el período posterior a la crisis financiera mundial. En primer lugar, necesitaban concebir los servicios financieros tradicionales de una manera novedosa. En segundo lugar, estas empresas debían comprometerse con la aplicación de tecnologías disruptivas para ofrecer dichos servicios.

Con los desarrollos tecnológicos sin precedentes, las condiciones eran propicias para la entrada de emprendedores financieros innovadores y nuevas empresas. Sin embargo, también debían cambiar algunos elementos fundamentales de la industria financiera, como el comportamiento del consumidor, mayores inversiones y nuevas regulaciones.

El cambio en la mentalidad del consumidor tras la recesión financiera mundial se caracterizó por un sentimiento de frustración con el sector bancario de larga data que, durante varias décadas, prácticamente no había enfrentado competencia de proveedores alternativos de servicios financieros. Este cambio alimentó la demanda de una gestión más rápida, eficiente y transparente de los activos financieros, abriendo las puertas a emprendedores fintech innovadores.

El segundo factor que permitió el florecimiento de estas empresas es el aumento masivo de las inversiones canalizadas hacia el mercado fintech. Las inversiones en servicios fintech alcanzaron un pico de $98 mil millones en la primera mitad de 2021, gracias a un aumento relacionado con la COVID en la digitalización, entre otros factores. Como parte de esta tendencia, se estima que el 82% de las instituciones financieras tradicionales desean una mayor colaboración con las empresas de tecnología financiera para evitar perder cuota de mercado frente a esas innovadoras firmas fintech.

Finalmente, la aparición de nuevos marcos regulatorios, como la Regulación de Dinero Electrónico del Reino Unido y el Reglamento General de Protección de Datos de la UE en relación con el ecosistema financiero en rápido cambio, es algo impulsado por y que impulsa la expansión sostenida del mercado fintech. Algunos expertos han lanzado advertencias sobre la próxima crisis financiera que puede ser causada por la proliferación insuficientemente regulada de empresas fintech. Para prevenir tales interrupciones globales, abordar problemas de ciberseguridad cada vez más amenazantes y proteger la privacidad del consumidor en general, las regulaciones impulsadas por las fintech son y serán aún más cruciales en los próximos años. El reciente lanzamiento de la Plataforma de Finanzas Digitales de la UE, que tiene como objetivo fomentar la coordinación entre las autoridades supervisoras y los emprendedores, es un indicador perfecto de la importancia de regulaciones fintech adecuadas. La progresión continua de instrumentos regulatorios financieros, a su vez, junto con el impulso para reducir los costos de cumplimiento, moviliza inversiones crecientes para las tecnologías regulatorias o ‘regtech’ —una rama de servicios fintech que proporciona soluciones fáciles de cumplimiento regulatorio para cualquier empresa. Esto se evidencia, por ejemplo, en la adquisición de $2.7 mil millones de Verafin, una plataforma de detección de fraudes, por parte de Nasdaq.

GMA I Take Over